¿Compraste tu camión entre 1997 y 2011?


Abierto ya el plazo para la segunda reclamación

Publicada la resolución sancionadora por la Comisión Europea (ver)

 

La Unión Europea ha impuesto una multa a un cartel de fabricantes de camiones que es la más elevada de la historia, según anticiparon diversos medios (Financial Times, El País, El Mundo, Expansión, etc.) habiéndose publicado ya la resolución por la Comisión Europea en abril de 2017. Las autoridades de competencia iniciaron sus investigaciones en 2014 y la sanción impuesta ha sido de 2.926 M €.

 

La sanción se debe a que los productores DAF, Daimler/Mercedes, Iveco, MAN y Volvo/Renault fijaron los precios de venta y retrasaron la introducción en el mercado de nuevas tecnologías para mejorar las emisiones de sus vehículos.

 

Todas las marcas sancionadas han reconocido su participación en el cártel y han aceptado su responsabilidad ante la Comisión Europea, ello permite a todos los que adquirieron un camión o cabeza tractora durante dichos años a reclamar una indemnización por el sobre-coste del precio que se abonó en la compra.

 

Por otro lado, SCANIA, es la única empresa que a fecha de hoy no ha reconocido su participación en los hechos por lo que sigue siendo objeto de investigación, siendo previsible que también sea sancionada.

 

Por ello, cuatro de las seis compañías involucradas en la investigación ya han realizado provisiones por unos 2.330 millones de euros, para cubrir la multa de 2.926 M €, por lo que tras haber reconocido su participación en el Cártel, han hecho frente al pago de la multa, y los afectados ya se encuentran en su derecho de exigir daños y perjuicios.

 

La actuación de las seis compañías consiste en que se coordinaron a la hora de establecer los precios de los vehículos industriales entre 1997 y 2011, y haber pactado los tiempos a la hora de introducir en el mercado nuevas tecnologías para mejorar las emisiones.

 

La Plataforma de Afectados por el Cártel de Fabricantes de Camiones, reclamará los perjuicios económicos por esta actuación fraudulenta frente a los fabricantes de vehículos industriales.